Para Que Sirve La Claritromicina?

Para Que Sirve La Claritromicina

La claritromicina es un antibiótico que pertenece al grupo de los macrólidos y está indicado para tratar infecciones de la piel, de las mamas y de las vías respiratorias. Entre estas últimas se utiliza sobre todo para la faringitis, amigdalitis, sinusitis, bronquitis crónica, neumonía bacteriana (en especial la causada por la Chlamydia pneumoniae). También se utiliza en pacientes con VIH para prevenir y tratar las infecciones que causa el complejo Mycobacterium avium.

La utilidad de la claritromicina

La claritromicina fue creada en 1970 por científicos japoneses que buscaban una versión de eritromicina que no afectara los jugos gástricos, lo que lleva a presentar nauseas, vómitos y malestar estomacal en general.

La claritromicina, al igual que otros macrólidos, ejerce sus efectos en aquellos microorganismos que se encuentran en el proceso de traducción proteica, de esta forma inhibe la síntesis de las bacterias. La claritromicina es particularmente efectiva contra cierto tipo de bacterias Gram, tanto negativas como positivas, y también contra bacilos Gram negativos.

Gracias a esta acción, la claritromicina es capaz de combatir ciertas infecciones bacteriales, tales como neumonía, bronquitis e infecciones de los oídos, senos nasales, la piel y garganta. También se utiliza para tratar y prevenir la infección Mycobacterium avium complex (MAC), que afecta a los pulmones de las personas con VIH. Además, se combina con otros medicamentos para eliminar las bacterias H. pylori, que son causantes de úlceras.

También, la claritromicina es utilizada para tratar otras infecciones como la enfermedad de Lyme, la criptosporidiosis (una infección que causa diarrea), la enfermedad del arañazo de gato, legionelosis (la cual es un tipo de infección pulmonar) y la tos ferina. Incluso se la suele recetar para prevenir infecciones cardíacas en pacientes con procedimientos dentales o de tipos similares.

Ventajas de usar claritromicina

Su principal ventaja es que, a diferencia de la eritromicina, la claritromicina se absorbe bien en el tracto gastrointestinal, independientemente de si hay comida en él, por lo que puede ser administrada sin protectores gástricos. Además, su rápida biotransformación produce un metabolito activo que hace que el pico de acción se mantenga hasta 3 horas después de absorbido, por lo que puede tomarse 2 veces al día.

La claritromicina se concentra en los tejidos más que la eritromicina, pero menos que la azitromicina, y es transportada de manera efectiva a los focos de infección por penetrar los macrofagos.

La Claritromicina

Forma de presentación y administración de la claritromicina

La claritromicina se presenta en forma de comprimidos regulares, suspensión oral y comprimidos de liberación prolongada. Ambas forman suelen tomarse, por lo general, dos veces al día, cada 12 horas, con o sin alimentos, durante un lapso que abarca entre 7 y 14 días. Por su parte, los comprimidos de acción prolongada se toman uno cada 24 horas con alimentos.

Dependiendo de su condición, su médico puede recetarle que prolongue el tratamiento por unos días más, pero no haga esto por cuenta propia. Es importante que respete cuidadosamente las instrucciones médicas y lea atentamente el prospecto. Ante cualquier duda, consulte a su médico y/o farmacéutico.

Es importante para su mejor efectividad que tome la claritromicina más o menos siempre a la misma hora durante todo el tratamiento. Recuerde no cortar, triturar ni masticar los comprimidos de acción prolongada.

Información importante sobre la claritromicina

Por lo general, debería empezarse a sentirse mejor en los primeros días del tratamiento con claritromicina. Sin embargo, es importante que no interrumpa el tratamiento pese a las mejoras, ya que una interrupción o la finalización anticipada de la claritromicina puede hacer que la infección no se cure por completo y, en cambio, las bacterias comiencen a volverse resistentes a los antibióticos.

Aun así, si los síntomas no mejoran o empeoran, contacte a su médico.

Reacciones adversas de la claritromicina

Las reacciones adversas más frecuentes con el uso de la claritromicina son diarrea, náuseas, acidez estomacal, sabor extraño en la boca, dolor de estómago y dolor de cabeza. Las reacciones alérgicas, que incluyen picazón, inflamación, dificultad para respirar o para tragar, entre otras, deben ser consultadas sin demora con un profesional especializado.

Claritromicina

Precauciones a tener con la claritromicina

Antes de tomar claritromicina debe indicar a su médico si usted es alérgico a la claritromicina, azitromicina, diritromicina, eritromicina, telitromicina o a cualquier otro medicamento o componente en los comprimidos o suspensión de claritromicina. Si no los conoce, pregunte a su médico por la lista de componentes.

También debe indicar si está tomando alguno de los siguientes medicamentos: astemizol, cisaprida, colchicina, dihidroergotamina, ergotamina, lovastatina, pimozida, simvastatina o terfenadina, ya que suelen estar contraindicados para el uso de la claritromicina.

En caso de padecer o haber padecido por bastante tiempo QT, arritmia ventricular, ictericia u otros problemas hepáticos habiendo estado bajo tratamiento con claritromicina, tampoco es recomendable que vuelva a ingerir este medicamento.

También debe indicar a su médico y farmacéutico qué otros medicamentos recetados o sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y productos herbales toma o planea tomar. Por ejemplo, ciertas benzodiacepinas, tales como alprazolam, midazolam y triazolam; bromocriptina; obstructores del canal de calcio como amlodipina, diltiazem, y verapamilo; determinados medicamentos para VIH, tales como atazanavir, didanosina, efavirenz, saquinavir y zidovudina; ciertos medicamentos para arritmia; medicamentos para reducción del colesterol; insulina; omeprazol; medicamentos orales para diabetes; ranitidina o cualquier otro medicamento que esté tomando en ese momento, ya que pueden interactuar con la claritromicina o estar contraindicados para el correcto funcionamiento de este antibacteriano. De esta forma, su médico podrá ver la mejor manera de combinar los medicamentos y regular las dosis para evitar los efectos secundarios.

Otras indicaciones de la claritromicina

También es importante que advierta a su médico si usted padece de bajos niveles de magnesio o de potasio en la sangre así como si ha sufrido arritmias, enfermedades de los riñones o en el hígado.

Si está embarazada o está buscando quedarlo o si está dando de lactar a un bebé, también debe informarlo, ya que la claritromicina está contraindicada en todos estos casos. Si llega a quedar embarazada durante el tratamiento con claritromicina, contacte de inmediato a su médico antes de continuar con la dosis. Si va a ser sometido a cirugía, incluso dental, informe que toma claritromicina.

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!