Para Que Sirve La Ampicilina?

Para Que Sirve La Ampicilina

Para comenzar, es preciso aclarar que la ampicilina es la primera penicilina semisintética, descubierta allá por el año 1959 por F. P. Doyle, J. H. C. Nayler y Harry Smith. La principal razón de su desarrollo es que necesitaban encontrar una variedad de la penicilina de amplio espectro para tratar infecciones bacterianas. En principio, se trató de un antibiótico veterinario, pero luego las pruebas en humanos dictaron que podía ser utilizada en nuestra especie.

Su descubrimiento partió de que el epímero D (-) del grupo fenil de la aminopenicilina, que deriva en la ampicilina, era el más activo de los elementos. Entonces, años más tarde, se sintetizó en laboratorio una molécula más estable de ampicilina, la más común y utilizada en estos tiempos: el trihidrato de ampicilina.

Como resultado de estos procesos, resultó que la ampicilina es estable en medios ácidos, por lo que es apto su consumo por vía oral.

¿Cómo actúa la ampicilina? La ampicilina, en su característica de antibiótico betalactámico —debido a su composición química y la manera en que actúan frente a las bacterias—, puede penetrar bacterias gram positivas, gram negativas y aerobias. Actúa directamente interfiriendo en la síntesis de la pared celular, que termina por destruir la pared de la bacteria. Tal vez te interese saber para que sirve la penicilina.

Indicaciones de la ampicilina

Al ser un derivado de la penicilina que ataca bacterias Gram Positivas y Negativas, actúa directamente sobre el meningococo y listeria. Además, está indicada contra bacterias como la Escherichia Coli, Enterococos, Proteus Mirabilis, Salmonella Typhi (y algunas otras), Gononhoeae, Influenzae, Shigella, Estafilococos y Estreptococos, entre otros, que provocan enfermedades como las infecciones del tracto urinario, neumonía intrahospitalaria, salmonelosis, otitis, listeriosis y meningitis.

Cabe destacar que, al ser un antibiótico, la ampicilina no sirve para la cura de resfríos, gripe y otras enfermedades de origen viral.

Preparación del paciente para tomar la ampicilina

Antes de comenzar a tomarla es preciso una consulta con el farmacéutico o, en el mejor de los casos, con el médico. Sobre todo, si padece algún grado de alergia a la penicilina o a cualquiera de sus derivados. Además, deberá advertir en el caso de tomar otros medicamentos, sean o no recetados, para evitar interacciones peligrosas.

Al ser un antibiótico, es necesario descartar embarazo. Si usted está amamantando, deberá avisar a su médico. Si en su historia clínica hay enfermedades renales o hepáticas, o del tracto digestivo, tal vez deba administrar también un protector gástrico o hepático junto al antibiótico. Puede interesarte saber para que sirve la dicloxacilina.

En el caso de que, en los próximos días, usted tenga programada una cirugía o extracción dental, deberá advertir al médico interviniente que está medicándose con ampicilina.

Para la toma de este antibiótico no es preciso hacer ninguna dieta en especial, sólo tener en cuenta que el medicamento será administrado una hora antes de las comidas o dos horas después de las mismas.

Los efectos adversos de la ampicilina

Como efectos adversos menores del uso de la ampicilina, podemos sufrir algo de dolor abdominal, infecciones vaginales leves, astenia (debilidad muscular), diarrea leve, vómitos espaciados y urticaria leve. Ya en un plano de medio a grave, puede causar disnea (dificultad en la respiración) o resoplo (respiración con un silbido), obstrucción bronquial, disfagia (dificultad para tragar) y hasta un shock anafiláctico.

Ante cualquiera de estos efectos, es necesario que reciba atención médica de inmediato para evitar complicaciones mayores. Consulte a su médico o programe una cita lo más próximamente posible.

Ampicilina

Uso y disponibilidad de la ampicilina

La ampicilina tiene la facilidad de aparecer en el mercado en cápsulas, solución líquida y gotas pediátricas para administrarse por vía oral. Aunque también, muchas veces, se administra por vía parental, debido a enfermedades o intolerancia en el tracto digestivo.

  • Cápsulas: Se administran cada 6 horas, salvo contraindicación médica. Se pueden tomar con agua y de ninguna manera deben partirse.
  • Gotas pediátricas y solución líquida: Antes de cada uso, agite bien el envase, para que el medicamento se torne homogéneo. En ambos casos, se adjunta un gotero para que se puedan medir las dosis. En el caso de las gotas pediátricas, puede agregarlas a la leche, jugo de frutas y otros líquidos para facilitar su digestión.

En el caso de la interrupción del tratamiento, tome la dosis tan pronto como lo recuerde. Bajo ningún concepto tome una dosis doble de medicamento para compensar la que olvidó.

Tanto en su presentación en cápsulas como en las soluciones líquidas y gotas pediátricas, deben conservarse en el envase rotulado, cerrado y fuera del alcance de los pequeños. Puede estar a temperatura ambiente, alejado del calor y del frío excesivo. Salvo el caso de las gotas y soluciones, que deben conservarse en el refrigerador, y por un plazo de 14 días como máximo. Si usted tiene una ampicilina de un plazo mayor a 14 días, es conveniente que la deseche y adquiera otra para comenzar un nuevo tratamiento. También podría interesarte saber para que sirve la amoxicilina.

Recuerde que la ampicilina y los antibióticos derivados de la penicilina en general necesitan de receta médica para evitar la automedicación y errores comunes como los de tratar una infección viral con antibióticos, lo que no hace otra cosa que provocar una resistencia bacteriana, inhibiendo futuros usos de la penicilina en el organismo.

La Ampicilina

Para el éxito en el tratamiento con la ampicilina, es necesario que cumpla con todas las citas programadas que posea con el médico, además de los exámenes de laboratorio correspondientes para evaluar los avances o retrocesos de la comunidad bacteriana. Por cuidado suyo y de los demás, no deje el medicamento al alcance de menores, así como tampoco de quienes no necesiten tomarlo. Y como sugerencia, debería mantener una lista actualizada de todas las medicinas que esté tomando, tanto en caso de las visitas al médico, como también en casos de ingresos al hospital. Esto puede salvarlo en caso de interacciones entre medicamentos y alergias. No olvide adjuntar todo lo que esté tomando, aunque le reste importancia: las vitaminas y suplementos dietarios también deben estar en la nómina, aunque sean de venta libre, ya que también pueden ser de utilidad cuando lo atienda un médico o en casos de emergencias médicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!