Para Que Sirve El Tramadol?

Para Que Sirve El Tramadol

El tramadol es un tipo de analgésico opioide, el cual alivia el dolor al actuar sobre un grupo específico de células nerviosas de la médula espinal y el cerebro. Su manera de actuar es diferente a la de otros opioides del tipo de la morfina, debido a que pese a que su agonismo actúa sobre los receptores opioides µ, su efecto analgésico se debe a que inhibe la receptación de serotonina y norepinefrina.

Utilidad del tramadol

El tramadol se usa para aliviar el dolor de moderado a intenso. Al ser del tipo de los analgésicos opiáceos (derivados del opio), el tramadol es un narcótico que funciona al cambiar la manera en la cual el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor y por lo tanto, sólo se lo utiliza en aquellos pacientes que necesitan aliviar el dolor todo el tiempo.

Tras la administración oral de tramadol, éste es absorbido en más de un 90% de la dosis, se hayan o no consumido alimentos de manera simultánea. El tramadol se une a las proteínas plasmáticas, cuya concentración máxima se alcanza a las 2 horas de haber sido ingerido y su vida útil no supera las 6-8hs.

Posología y administración del tramadol

El tramadol se presenta en forma de  tabletas regulares, tabletas de acción prolongada, una cápsula de acción prolongada y también en tabletas de desintegración oral, que son una clase de tableta que se disuelve rápidamente en la boca, por lo general colocándose debajo de la lengua.

Tanto las tabletas regulares como las de desintegración oral, se toman generalmente cada 4 o 6 horas, según sea necesario. No es necesario que se ingieran alimentos con las tomas. Las tabletas y las cápsulas de acción prologada, en cambio, deben ser tomadas una sola vez al día y es recomendable que se administren siempre a la misma hora.

Es probable que, al principio, su médico le indique una dosis baja de tramadol para luego ir aumentándola gradualmente, pero sin superar una toma cada 3 días si se trata de tabletas regulares o tabletas de desintegración oral, o cada 5 días si está tomando tabletas de liberación prolongada o cápsulas de liberación prolongada.

Es de vital importancia que esté atento a las indicaciones que le haya dado su médico: no tome ni más medicación en una sola dosis ni debe tomar más dosis de las recetadas. En caso de hacerlo puede llegar a sufrir efectos secundarios graves o incluso la muerte. Tampoco suspende la toma de tramadol sin receta médica. Igualmente, es posible que su médico vaya disminuyendo las dosis gradualmente hasta que se vuelva a acostumbrar a estar sin el medicamento. En cambio, si deja de tomar el tramadol de súbito, es probable que experimente síntomas de abstinencia, tales como: nerviosismo; pánico; sudoración; dificultad para conciliar el sueño; secreción nasal, estornudos o tos; dolor; escalofríos, náuseas; temblor sin control de una parte del cuerpo; diarrea, o incluso  alucinaciones.

Advertencia sobre el tramadol

El tramadol puede ser adictivo. No tome dosis mayores ni más frecuentes ni durante un período más prolongado que el que su médico le recetó, recuerde que esto puede llegar a ser mortal.

Tramadol

Precauciones y contraindicaciones del tramadol

Antes de tomar tramadol, informe a su médico o al farmacéutico si es alérgico a este medicamento o a cualquier otro analgésico opiáceo, medicamentos para la tos o a cualquiera de los ingredientes que contienen las tabletas de tramadol (tanto las tabletas de liberación prolongada como las cápsulas de liberación prolongada o las tabletas de desintegración oral). Si es necesario, pida a su farmacéutico o al mismo médico una lista de los ingredientes.

También debe informar de todos los otros medicamentos (con o sin receta) que está tomando. Incluso las vitaminas o suplementos nutricionales deben informarse, pero ponga especial atención a: anticoagulantes; medicamentos antimicóticos; la eritromicina; el litio; medicamentos para tratar la ansiedad y otros trastornos mentales; otro tipo de analgésicos; pastillas o gotas contra las náuseas, medicamentos para las migrañas. También hay que tener cuidado con los medicamentos contra las convulsiones; los inhibidores de monoamino oxidase; relajantes musculares; sedantes y píldoras para dormir; inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (como la fluoxetina, presente en el Prozac); inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina; tranquilizantes y antidepresivos tricíclicos.

Si usted está tomando medicinas naturales, también debe informarlas a su médico antes de tomar tramadol, especialmente las que sean derivadas de la hierba de San Juan.

El Tramadol

Si ha padecido o padece alguna enfermedad pulmonar, asma o casos de disminución en la respiración es probable que su médico le desaconseje el uso de tramadol, asegúrese de hacerle saber de estas dolencias. También informe si tiene o alguna vez ha tenido convulsiones, una lesión en la cabeza, un tumor o derrame cerebral o cualquier otra afección que haya aumentado la presión dentro del cráneo; o si ha padecido o padece de depresión, comportamientos suicidas o de auto-laceración o alguna enfermedad mental, renal o hepática. Si usted es alcohólico o bebe grandes cantidades de alcohol, o si tiene o tuvo algún tipo de dependencia a las drogas (sean callejeras o medicamentos bajo receta), también deberá aclarárselo a su médico, ya que el tramadol no sólo está contraindicado para el alcohol, sino que también puede generar dependencia o adicción.

En caso de estar embarazada (o tener planes de hacerlo pronto) o si está amamantando, dígaselo a su médico. Si llega a embarazarse durante el tratamiento, llame de inmediato a su médico de cabecera.

Efectos secundarios del tramadol

El tramadol puede ocasionar efectos secundarios. Informe a su médico si cualquiera de estos síntomas es grave o no desaparece: mareos, debilidad, somnolencia o insomnio, dolores de cabeza, nerviosismo, temblores, cambios de humor, náuseas, vómitos, acidez, diarrea o estreñimientos, boca seca o sudoración.

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si experimenta algunos de estos síntomas, llame a su médico inmediatamente o busque tratamiento médico de emergencia: convulsiones, alucinaciones, pérdida del conocimiento, falta de coordinación, ritmo cardíaco rápido, agitación, fiebre, reacciones alérgicas cutáneas, dificultad al tragar o respirar, hinchazón de los ojos, cara, boca, lengua o extremidades.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!