Para Que Sirve El Complejo B?

Para Que Sirve El Complejo B

El complejo B es un importante grupo de vitaminas hidrosolubles encargado básicamente de que nuestro organismo funcione de forma correcta, dicho grupo está conformado por 8 vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 y B12 que a pesar de tener diferentes funciones, tienen la capacidad de trabajar en conjunto a favor del metabolismo de la energía.

Mantener y garantizar los niveles óptimos de estas vitaminas en nuestro cuerpo es tan fácil como llevar una dieta variada y balanceada o recurrir al consumo de suplementos, siempre y cuando nuestro medico así lo indique. La dosis; al igual que con otras vitaminas y minerales, va a depender de distintos factores como la edad, el sexo, la condición médica y el estilo de vida de cada persona. Cada vitamina de este grupo se necesita en proporciones diferentes, por lo que no tiene ningún sentido tomar la misma cantidad de cada una, si se trata de suplementos.

FUNCIONES DEL COMPLEJO B

A pesar de que las 8 vitaminas que componen el complejo B están relacionadas con el metabolismo cada una desempeña un rol sumamente importante en procesos básicos y complejos de nuestro organismo como mejorar el sistema inmune y nervioso, favorecer la digestión, incrementar nuestra capacidad de memoria y concentración, promover la división y crecimiento celular o mantener la buena salud de nuestra piel, cabello y uñas, solo por mencionar algunos. A continuación, especificaremos la labor de cada una y a través de que alimentos podemos obtener todos sus beneficios:

Para Que Sirve El Complejo B2

Vitamina B1 o Tiamina: la también conocida como “vitamina del estrés” es la encargada de proteger el sistema inmune, crear nuevas células, favorecer la digestión, proteger nuestra vista, contribuir a la conducción de los impulsos nerviosos, la cicatrización de heridas, a que los músculos se nutran adecuadamente y a que las células de nuestro organismo puedan convertir los carbohidratos en energía. Entre los alimentos ricos en tiamina podemos encontrar: lentejas, garbanzos, arroz, avena, el pescado, vísceras, mariscos, carne roja, pan integral, el huevo, la leche y sus derivados.

Vitamina B2 o Rivoflavina: actúa como antioxidante, contribuye con la producción de glóbulos rojos, colabora con la regeneración de los tejidos, trabaja para el mantenimiento del sistema inmunológico y es importante para el óptimo crecimiento de nuestro cuerpo. Además de esto, la rivoflavina interviene en el proceso de creación de enzimas, lo que ayuda a liberación de energía de los carbohidratos, las grasas y las proteínas que consumimos a través de la alimentación para que nuestras células tengan la energía necesaria para funcionar correctamente. Las principales fuentes de esta vitamina son: la leche y sus derivados, vísceras, pescado, carne no procesada, levadura de cerveza, espirulina, almendras, germen de trigo, quinoa, espinacas, aguacates, espárragos y cereales integrales.

Vitamina B3 o Niacina: esta vitamina suele presentarse en forma de ácido nicotínico o nicotinamida  y es la encargada de la restauración del ADN, la síntesis de hormonas, estabilizar los niveles de azúcar en sangre, mejorar la circulación ejerciendo funciones de vasodilatador, reducir los niveles de colesterol y mantener saludable el sistema nervioso y las mucosas digestivas. Igualmente, la Niacina intervine en la producción de neurotransmisores, favorece la actividad muscular y participa activamente en la metabolización de proteínas, grasas e hidratos de carbono. Podemos obtenerla a través del consumo de alimentos como: la carne de res, pollo, pescado, vísceras, leche y derivados, huevos, cereales integrales, espárragos, pimientos, jengibre, papas, guisantes, frijoles, espinacas, brócoli, tomates y otros.

Vitamina B5 o Ácido Pantoténico: es utilizada en la asimilación de grasas, proteínas y carbohidratos; una función imprescindible para la vida de las células, pero también resulta indispensable para otras funciones vitales como el correcto funcionamiento del sistema nervioso e inmunológico, la producción de hormonas como la adrenalina y la insulina, la formación de insulina y la síntesis del hierro en el organismo. Algunas de las fuentes de vitamina B5 son: el hígado de cualquier animal, el salmón,  huevos, productos lácteos, frutos secos, nabos, fresas, arroz, trigo, centeno, cebada, aguacate, pomelo y hongos (setas).

Para que sirve el complejo B3

Vitamina B6 o Piridoxina: entre las principales funciones de esta vitamina en nuestro cuerpo destacan su importancia para la metabolización de las proteínas, la intervención para la fabricación de ácidos nucleicos y la regulación de los niveles de un aminoácido tóxico  llamado homocisteína, relacionado con enfermedades cardiovasculares. Además se encarga de mantener en buen estado el sistema nervioso e inmune, interviene en la formación de glóbulos rojos y contribuye a que nuestro cuerpo pueda producir melatonina, serotonina y norepinefrina. La Piridoxina la podemos encontrar en alimentos como: pescados azules, vísceras, carne roja y blanca, huevos, zanahorias, lentejas, semillas de girasol, ajo, albahaca, frutas cítricas, arroz blanco enriquecido, coliflor, plátanos y judías verdes.

Vitamina B7 o Biotina: es conocida también como vitamina B8, vitmaina H o la “vitamina de la belleza”; por su estrecha relación con la buena salud del cabello, las uñas y la piel. Es capaz de cumplir funciones de gran valor como la metabolización de hidratos de carbono, grasas y proteínas, contribuir con la creación de la hemoglobina, regular los niveles de azúcar en sangre y ayudar con la buena salud de las células de nuestros músculos. Sus principales fuentes son: yema de huevo, soja, germen de trigo, hígado, pollo, pescado coliflor, nueces, levadura de cerveza, cebada, alfalfa, arroz, pasta, garbanzos, berros, maíz y otros.

Vitamina B9 o Ácido Fólico: del grupo que conforma el complejo B esta es quizás la más conocida y destaca por ser la responsable de ayudar al organismo a crear células nuevas y de garantizar el crecimiento y buen funcionamiento la médula ósea.  Además es necesario para distintos procesos que favorecen el buen desempeño del sistema nervioso, el corazón y el cerebro. Para las mujeres embarazadas es muy importante contar con los niveles óptimos de esta vitamina ya que la misma ayuda a prevenir algunos tipos de defectos de nacimiento y beneficia el desarrollo del feto y la placenta. Podemos encontrar vitamina B9 en distintos alimentos como: berros, espinacas, vísceras, pepino, huevos, espárragos, frijoles, leche, habas, naranjas, pan integral, cacahuetes, col, garbanzos y germen de trigo.

Vitamina B12 o Cobalamina: a pesar de que nuestro organismo es incapaz de almacenar las vitaminas hidrosolubles, la vitamina B12 si puede ser almacenada en nuestro hígado en pequeñas cantidades por un buen tiempo, para que así nuestro cuerpo la vaya tomando cuando sea preciso. Su presencia en nuestro cuerpo es muy importante para el metabolismo, la médula ósea, la formación de glóbulos rojos, el buen funcionamiento del sistema nervioso, la salud de las células del cerebro, la absorción de hierro y vitamina A, para protegernos del estrés y tener un crecimiento adecuado. Al ser una vitamina que se obtiene por medio del consumo de productos de origen animal (vísceras, pescado, carnes blancas, carnes rojas, los huevos, la leche y sus derivados) los veganos y los vegetarianos son los más propensos a sufrir su deficiencia y correr el riesgo de padecer anemia perniciosa, ira irracional o debilitar la mielina y la médula espinal, situaciones que se pueden evitar con la ingesta de suplementos.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!